Aspectos legales ante una sesión de fotos

Trucos y consejos - Comentar -

No descubro nada diciendo que vivimos, desde hace años, un "boom" de las redes sociales, y que estas están llenas de imágenes de todo tipo... Hay gente a la que le gusta fotografiar y compartir todo lo que hace, mientras otros son más reacios a mostrar ciertas cosas al mundo.

Eso, unido a historias que quien más quien menos todos hemos escuchado sobre fotos robadas para su uso fraudulento en páginas, por decirlo de manera suave, de contenido muy poco apropiado (aunque muchas veces no son más que leyendas urbanas. Ya sabéis "eso le pasó a un amigo de un amigo de mi cuñado...), provoca que no pocas personas estén recelosas a la hora de hacer una sesión de fotos, aunque sea con un fotógrafo profesional.


También son muchos lo que no solo no tienen reparo, sino que están deseando hacerse unas buenas fotos para subirlas inmediatamente a todas sus redes sociales. Ambas opciones son absolutamente respetables y entendibles, pero independientemente de que pertenezcáis a uno u otro grupo, hay ciertos aspectos legales que debéis tener en consideración.

Por favor, no os tenséis al leer "aspectos legales", no voy a escribir parrafadas dignas de un abogado de esos de las películas americanas ni a llenar esto de enlaces al B.O.E., a ordenamientos jurídicos, leyes orgánicas y demás. Simplemente ofreceros una pequeña guía, basada en mi experiencia, sobre los aspectos a tener en cuenta antes y después de una sesión de fotos.

Cuando preparo una sesión de fotos, ya sea de parejas, familias, haya menores o no presentes, SIEMPRE preparo un documento, lo más legal (pero bien claro y explicado) posible, que doy a firmar a los participantes en la sesión que sean mayores de edad, y que también firmo yo.

¿Y qué aparece reflejado en él? Muy fácil. Es un documento en el que, a grandes rasgos, informo del uso que se van a dar a las imágenes que salgan de la sesión. Estos usos son, en mi caso, siempre los mismos: Para mi página web, blog y redes sociales. Lo que significa que NUNCA, en ningún caso, se le podrá dar otro uso del específicado (por ejemplo, un concurso, cesión o venta a terceros…). Al dejarlo por escrito, los clientes que me contratan se aseguran que sus imágenes no tendrán un destino fraudulento o inapropiado.

¿Esto es tan importante?¿No basta con dejarlo por escrito? Pareces buen tipo, nos fíamos de ti…


Gracias, pero no. Agradezco la confianza, pero es mejor para todos dejarlo por escrito. No cuesta nada y todos respiramos tranquilos. Sobre todo si hay menores en las fotos.

Así, y por hacerlo todo más legal y transparente, en dicho contrato aparecen mis datos de contacto, así como de las personas que saldrán en las imágenes (en el caso de los menores, uno de los padres), el uso que se les va a dar a las fotos, etc.

Por supuesto, se pueden añadir cláusulas o más información. Podemos dejar por escrito el lugar donde se va a desarrollar la sesión, el precio de la misma, el plazo de entrega de las fotos...

Eso en cuanto al “antes”, pero despúes, y ahora hablo de mi caso particular, siempre muestro las fotos a los padres, o a las parejas, o a las familias… antes de subirlas a cualquier red social o mi web. Hago una primera selección de las que más me gustan y se las muestro. ¿Para qué, si ya tengo su permiso? Pues muy fácil. Principalmente para que las vean antes que el resto, y segundo para que den su visto bueno, ya que puedo haber seleccionado fotos que a mi me encanten pero que los protagonistas, por el motivo que sea, prefieren que no sean publicadas. Especialmente en el caso de los menores de edad.



Aún así, lo que firmamos es un contrato, no un pacto con el diablo. Lo hay letra pequeña y puede ser rescindido. Si pasado un tiempo decidís que no queréis que vuestras fotos sigan siendo públicas en mi web o mis redes sociales, un simple mail bastará para que las mismas sean eliminadas.

En cualquier caso, este es mi método de trabajo. No quiere decir que sea mejor ni peor que el resto, pero es que más cómodo me hace sentir como fotógrafo.

No suelo dar consejos, pero en este caso haré una excepción. Si os decidís a hacer una sesión fotográfica, con quien sea, exigid que se os haga un contrato. Leedlo bien, firmarlo si os parece que lo escrito en él es correcto, y quedaros tranquilos. Y desconfiad de quien os diga que no es necesario...

 

Claudia (88) (Copiar)
Erika (76) (Copiar)
Rocío (34) (Copiar)
Compartir 

Deja tu comentario
Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

3 + 9 =
Ver anterior Ver siguiente
Últimas entradas
Categorías